Puerros Confitados con Aceite de Oliva Virgen Extra

Puerros Confitados con Aceite de Oliva Virgen Extra

Estamos en época de puerros gordos y sabrosos, así que aquí va una receta que no puede ser más Farmidable, por su simplicidad y naturalidad. Esta receta usa solo dos ingredientes principales: el puerro y el aceite extra virgen de oliva. A nosotros no encanta preparar los puerros de esta forma, ya que los vuelve suaves a la vez que extrae todo su sabor y dulzor.

Dado o que vas a usar tan pocos ingredientes, es fundamental que sean lo más frescos y de la mejor calidad posible. 

La receta es para 4 personas. Si sobra (que no sucederá) lo puedes guardar perfectamente en la nevera y recalentar o tomarlos a temperatura ambiente.

Ingredientes

Las medidas son aproximadas, así que siéntete libre de cambiar los pesos.

✓ 6 a 8 puerros.

✓ Aceite de oliva virgen extra.

✓ Sal y pimienta.

Corta los puerros en trozos de unos 10 cm. No es necesario que te quedes con solo la parte blanca, ya que "lo verde", aunque lo solemos tirar, contiene muchos nutrientes y sabor. Solo asegúrate de remover las hojas más duras, y de lavarlos muy bien para quitar la tierra: los puerros de verdad suelen tener bastante tierra, ¡que es a fin de cuentas donde se cultivan!.

Puerro cortado para pochar

Corta transversalmente esos "cilindros" por la mitad y ve poniéndolos en una sartén amplia o una olla con el corte boca arriba. Salpimienta y ve haciendo capas hasta que termines con todos los puerros. Puedes añadir algún ajo cortado o machacado si quieres, pero no es necesario.

Una vez que acabes con los puerros, baña todo con bastante aceite, al menos un dedo desde el fondo de la sartén, y pon a cocer a fuego medio.

Cuando veas que ya ha cogido "calor" y burbujea, baja el fuego al mínimo y pon la tapa. A partir de aquí ve removiendo cada 15 minutos, sea con alguna cuchara o simplemente girando la olla o sartén para que los puerros se vayan "confitando" lentamente.

La idea es esa: que se hagan muy lentos y que el aceite se vaya infusionando del aroma del puerro. Puede tardar unos 40-50 minutos. Pruébalos y apaga el fuego cuando estén suaves y a tu gusto. Si ves que se pegan, añade un chorrito de agua de vez en cuando.

A nosotros nos gusta que queden muy suaves y algo caramelizados. Y alguno por aquí le pone un chorrito de soja para darle más sabor.

Son perfectos para acompañar pescados o aves. Y no te puedes imaginar lo bueno que está un buen trozo de pan mojado en ese aceite...

¿Qué impacto tiene en tu salud?

Los puerros son uno de los vegetales con mayor densidad de fructooligosacáridos, que es un prebiótico natural (la comida de las bacterias que tienes en tu intestino) y que te ayudan a mantener sana tu flora intestinal (microbiota), responsable no solo del proceso de digestión de los alimentos, sino además de tu sistema inmune.

¡Esperamos que prepares esta receta y que te guste tanto como a nosotros!. No tienes excusa, es fácil, usa pocos ingredientes y además cuida de tu salud.

Añade un puerro riquísimo a tu cesta ☞ aquí 

Comentarios

Deja un comentario