Huevos de gallinas en libertad: Eggo Vida

Huevos de gallinas en libertad: Eggo Vida

Eggo Vida, mejor dicho, Angel, uno de los primeros productores con los que hablamos cuando iniciamos el proyecto Farmidable, es el alma de una granja donde se producen unos huevos de verdad, puestos por gallinas que ven la luz, que están a sus anchas por el campo, que no sufren estrés, que viven en bienestar... 

Y el resultado de sus puestas, son unos huevos que marcan la diferencia y así podemos demostrar que, estos huevos no tienen nada que ver con los huevos que se fabrican en gallineros, donde los animales no ven la luz y están hacinados, sin cumplir las mínimas condiciones dignas para dar unos huevos de calidad.

Cuando conocimos a Angel, nos contaba que su actividad es su pasión, y que no tiene sensación de estar trabajando, algo en línea con nuestra filosofía y forma de entender este proyecto en el que estamos metidos.

Angel dejó Madrid y su profesión de electricista y, con el recuerdo de los huevos de corral de su niñez, decidió a montar una granja ecológica de gallinas, ubicada a unos 20 kilómetros de Ávila, en el Valle Amblés.

Ahí nace Eggo Vida, la marca de huevos que comercializa a través de venta directa, y proyectos como Farmidable.

La granja está formada por unas instalaciones sostenibles y autosuficientes energéticamente, se autoabastece de energía eléctrica mediante paneles solares y un aerogenerador, y se surte de agua mediante un sondeo, en una finca familiar, donde han habilitado un recinto de 8.000 metros cuadrados, con dos amplios parques al aire libre y una nave, en los que viven 1.500 gallinas ponedoras de la raza isa Brown.

Las gallinas de Eggo Vida se alimentan con pienso 100% ecológico, sin betacaroteno y fabricado en Ávila, elaborado fundamentalmente con cereales –trigo, maíz, soja y cebada- y en las instalaciones se mueven y alimentan a sus anchas. 

A diario se recogen unas 90 docenas de huevos.

Comentarios

Deja un comentario