La razón de ser de Farmidable

Farmidable surge en la era de la tecnología al servicio de la economía colaborativa.

En el s. XX la tecnología se ha desarrollado a una velocidad fulgurante, lo que ha permitido el desarrollo económico mundial a una velocidad similar. Pero a la vez que el crecimiento económico ha permitido mejorar la calidad de vida de muchas personas en el mundo, los modelos de aprovechamiento de recursos naturales y de producción, han permitido la aparición de grandes desigualdades por un lado, y la sobreexplotación de dichos recursos, por otro.

Esto nos sitúa en los inicios del s. XXI, en un mundo avanzado tecnológicamente, en el que el consumidor es cada vez más consciente de la necesidad de cuidar el planeta. Esto se traduce en la preocupación por una producción sostenible y responsable con el medio ambiente, nuevas inquietudes cuando de consumir se trata…

Y en lo referente a la alimentación, el consumidor demanda cada vez más, productos de origen natural y/o ecológico, de cultivos donde no se utilizan pesticidas ni plaguicidas químicos, o de granjas donde el bienestar animal en la crianza es tan importante como un producto libre de conservantes. Y a su vez, el consumidor valora un producto de cercanía, un producto local, de un pequeño productor cercano; un producto fresco, lleno de nutrientes, con sus propiedades organolépticas intactas, que no ha viajado en cámaras, que ha sido recolectado o envasado recientemente… Se trata de una vuelta a lo natural en un mundo quizás, demasiado industrializado.

Producción local sostenible
Producción local sostenible

En este escenario aparecen los grupos de consumo: grupos espontáneos que se forman por personas con el interés común de consumir estos productos. Estas personas se organizan con carácter semanal o mensual, y entre todas realizan una compra común, que los productores locales sirven directamente en un punto de conveniencia acordado. El único inconveniente es conjugar nuestra vida y acelerado día a día con las incomodidades de este modelo de consumo local basado en grupos de consumo.

Las dificultades y molestias que la operativa de un grupo de consumo tradicional suponen para un consumidor standard, se deben fundamentalmente a que dichos grupos se conforman de forma heterogénea e implican una dedicación extra de tiempo y atención, que es necesario incluir en el día a día, además de implicar un desplazamiento periódico al punto de entrega de las compras.

Y en este entorno es donde Farmidable encuentra su razón de ser, como democratizador del consumo colaborativo.

¿Y cómo resuelve Farmidable esta problemática? La respuesta parece sencilla: a través de las Comunidades Naturales de Consumo. Estas comunidades naturales son todos aquellos lugares donde las personas coincidimos en nuestro día a día: empresas, colegios, asociaciones, clubes deportivos, y un largo etcétera de lugares a los que acudimos de forma natural en nuestro día a día.

Si contemplamos estos lugares como centros de distribución y de recogida de los productos, resolveríamos la principal problemática que hace que la mayoría de nosotros no formemos parte de un grupo de consumo.

La tecnología puede facilitarnos el proceso de compra grupal y distribuir en la comunidad natural, resuelve la logística.

La elección de los colegios como primera comunidad natural de consumo se basa en que se trata de comunidades que aúnan familias y niños; muchas familias acuden al colegio a diario para llevar y recoger a los niños.

Facilitar el consumo kilómetro cero de productos naturales y de temporada a las familias, a la vez que transmitir a los niños, conocimientos y hábitos de producción sostenible, alimentación y nutrición saludables… nos anima a focalizarnos en dichas comunidades.

Además, los colegios nos permiten realizar multitud de actividades con los niños y los productores: visitas a granjas, explotaciones agrícolas, talleres con familias, etc. Una excelente forma de aportar valor al colegio y de incentivar el conocimiento y valores de sostenibilidad y respeto al medio ambiente.

Y este nuevo modelo de distribución gira entorno a un plan muy ambicioso de contratación de personas en riesgo de exclusión social, que puedan encargarse de atender todas las comunidades Farmidable.

Creemos que se trata de una magnífica oportunidad de cerrar el círculo de impacto y aportación a la sociedad, ya que en sí, estamos desarrollando un plan de empleo que generará un gran número de puestos de trabajo conforme crezca el número de comunidades Farmidable.

hands-543593_640Pero no sólo se tratará de emplear a personas en situación desfavorecida, sino que este plan contempla la formación y desarrollo profesional de aquellas personas que gestionen los puntos de distribución.

La naturaleza de la actividad que se realiza en estos puntos de distribución, implica diferentes áreas competenciales y profesionales, que Farmidable ayuda a desarrollar o mejorar en estas personas.

El plan de expansión y crecimiento de Farmidable se sustenta sobre acuerdos y convenios con entidades e instituciones económicas y sociales, que nos permitan emplear a tantas personas como sean necesarias, de una forma escalable y orgánica, teniendo en cuenta la dispersión geográfica del proyecto.

Inicialmente hemos firmado nuestro primer convenio de colaboración con Cruz Roja Española y con su ayuda, ya estamos seleccionando a las primeras personas que formarán parte de la red de personas farmidables.

Farmidable es un proyecto que aporta un impacto muy beneficioso, más allá de apoyar el desarrollo económico local y favorecer hábitos de consumo responsable, desde la base de las personas que necesitan un impulso para su reinserción sociolaboral, mediante un innovador modelo de negocio basado en tecnologías colaborativas que crean unidades autónomas de comercio justo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *